Descubrimientos Personales: Superando la Lucha de Egos y Miedos Internos

A lo largo de este camino de auto-descubrimiento, voy aprendiendo como  los conflictos con los demás no solo nos alejan de las personas, sino que también son reflejos de nuestras propias luchas internas. En mi experiencia, he descubierto que muchas veces culpamos a los demás por nuestros propios miedos en lugar de enfrentarlos directamente, ponemos en el otro una vez más nuestra responsabilidad. Este comportamiento perpetúa una lucha de egos que parece no tener fin.

Creo que la lucha de egos es, en su esencia, una manifestación de la lucha interna contra el miedo y de «miedo contra miedo» «ego contra ego». Me di cuenta de que cuando me enfrentaba a alguien, o reaccionaba contra alguien, en realidad estaba tratando de defenderme de mis propias inseguridades, miedos y vulnerabilidades. Entender esto ha sido un gran paso hacia mi paz interior, pasos que sigo dando cada día cada vez que se presenta un nuevo desafío.

¿Cómo se manifiesta la lucha de egos a través del miedo?

Ante un conflicto con una persona cercana que me estaba produciendo mucho dolor, decidí entrenar mi mente, dejar de generar pensamientos «en bucle» que no hacían más que seguir alimentando mi dolor y tristeza y decidí mirar en mi, parar, observar sin identificarme  bufff cuanto cuesta hacer esto cuando la emoción esta al rojo vivo, pero aún así sentí que era la única forma: «la otra forma».

Me encontré con muchas sorpresas bajo la alfronfra vi:

Necesidad de aprobación: Me encontré buscando validación externa y reconocimiento, lo cual escondía mi miedo a no ser suficientemente buena, a no ser valorada por los demás y en consecuencia vi una gran falta de amor hacia mi misma, porque claro, sino me reconocen otros como me voy a reconocer yo,» algo horrible debe haber en mi»…, «sino me aprueban otros como me voy a aprobar yo!!! eso dice mi mente jajaja. Al reconocer esto, aprendí que la única aprobación que realmente importa es la mía.

Competencia: La necesidad de ser mejor que los demás o compararme con otros a menudo surgía de mi miedo a sentirme insignificante o a no cumplir con mi potencial. He aprendido a ver la competencia como una manera de superarme a mí misma, en lugar de compararme con los demás intento ahora inspirarme por otras personas, no verlas como amezanas sino todo lo contrario como  compañeras de camino.

Miedo al rechazo: Solía evitar conflictos o complacer excesivamente a las personas, utilizando estos comportamientos como mecanismos de defensa ante el miedo al rechazo o la crítica, me daba mucho miedo la reacción de los demás y me disfrazaba para no afrontar situaciones para mi dificiles. Al enfrentar este miedo, voy encontrando la fuerza para ser auténtica y honesta conmigo misma, a la unica persona a la que tengo el compromiso de agradar es a mi y eso está muy lejos de la idea que me compré de que eso era ser egocentrica, eso es ser autoresponsable y practicar el amor propio

Necesidad de control: En mi búsqueda de  control, descubrí que esto en realidad escondía mi miedo a sentirme impotente o a no tener control sobre mi vida un gran miedo a la incertidrumbre que por otro lado es el motor de mi vida, porque soy una persona que necesita curiosear y explorar pero el desafío que esto implica es el miedo a la incertidumbre. Soltar el control me ha permitido vivir con más tranquilidad y confianza en el flujo de la vida, la vida sabe mucho mejor que yo lo que me conviene, y ya sabes «lo que viene, conviene»

En definitiva «falta de amor» a mi misma.

¿Qué me  va sirviendo hacer para superar la lucha de egos?

Sin duda la introspección es clave, solo mirando adentro y permitiendo que todo aflore, es posible tomar conciencia me fui encontrando regalos «perlas como dice una amiga»

Autoconocimiento: La clave está en comprender mis propios miedos y vulnerabilidades. A través de la introspección, y la aceptación de lo que encuentro dentro de mi, voy poco a poco identificando los patrones que me llevan a entablar luchas con los demás y contra mi misma. Este proceso no está siendo  fácil, pero es increíblemente liberador cuando vas viendo, permitiendo, integrando.

Empatía: Desarrollar la empatía hacia los demás va  permitiendo comprender o por lo menos identificar sus perspectivas, necesidades y miedos. Me voy dando cuenta que todos, absolutamente todos somos vulnerables y hacemos lo que bien podemos!!  Esto está siendo fundamental para construir relaciones más sanas, ver al otro/a desde otro lugar y descansar en mi. El rechazo a uno mismo y a otro por mostrar su sombra no es nunca una buena opción, solo provoca más dolor

Asertividad: Aprender a ser asertiva está  permitiendo a expresar mis necesidades y opiniones de manera clara y respetuosa, sin necesidad de recurrir al enfado,  sin necesidad de irritarme cuando tengo que decir «no» porque algo va encontrar de mi misma, de mis principios y valores, voy poco a poco superando el miedo a decir no y a darme valor a mi misma aunque para otros lo mio no tenga el mismo valor  también me va permitiendo no caer en la  victimización. La asertividad está siendo clave para mantener mi equilibrio interno, la verdad.

Responsabilidad: Asumir la responsabilidad de mis propias emociones y acciones me ha liberado de la necesidad de culpar a los demás por mis problemas. Esta responsabilidad trae una sensación autoempoderamiento porque me siento más libre tengo capacidad de elegir mi respuesta que vivir permanentemente secuestrada por mi emoción. Paro e intento practicar la «libre elección»

Perdón: Practicar el perdón, tanto hacia mí misma como hacia los demás, me va  permitiendo sanar las heridas del pasado y avanzar. El perdón va convirtiéndose en uno de los pasos más importantes en mi camino hacia el amor a mi misma porque a la que primero voy perdonando es a mi.

Aprender a amarme con mis luces y sombras está siendo toda una gran lección. Porque detrás de ese perdón de ese amor incondicional esta «myself», yo misma en verdad y en autenticidad, con lo bueno y lo menos bueno yo tal como soy y me voy dando permiso a ser quien soy porque «SER yo está bien».

Recuerda que la lucha de egos es una elección. Podemos optar por seguir atrapados en este ciclo de miedo y conflicto, o podemos elegir un camino de autoconocimiento, empatía y responsabilidad para construir relaciones más sanas y satisfactorias. ¡¡¡Bienvenida a casa pequeña gran revolución!!!!!

 

 

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Chat Calmadamente
Hola, soy Amaia ¿Puedo ayudarte a saber más sobre el mindfulness?