Para mí, la felicidad es estar a gusto y en paz. ¿Para ti?

Sabes, después de dar muchas vueltas, me he dado cuenta de algo que quiero compartir contigo. La felicidad y la alegría no están fuera de mí; es consecuencia de ser coherente conmigo, con mis emociones, con las que me gustan y con las que no, con mis pensamientos, los pesados y los geniales… y nutrir lo que verdaderamente me llena la vida, que la verdad son cosas bastante más sencillas de lo que mi mente pretendía hacerme creer.

También me he dado cuenta de la exigencia de estar «feliz» que nos pide esta sociedad «escaparate». Para mí, ha sido crucial diferenciar entre diversión y felicidad. No es que una sea peor que la otra, simplemente son experiencias distintas que a veces confundimos.

La diversión puede ser algo momentáneo, algo que nos saca una sonrisa, algo externo que nos distrae y nos hace pasar un buen rato. Pero la felicidad, la verdadera felicidad, es más profunda. Es un estado interno de paz, de estar a gusto y cómod@ contigo mism@, y eso viene desde adentro. Es darse verdad, atender lo que una siente sin miedo a mirar a dentro, sin miedo a juicios de otros, permitirse dar espacio a lo que a ti llena el alma.

Darse verdad significa atender a todas las emociones, sensaciones, situaciones, incluso las desagradables, simplemente porque están aquí HOY y por mucho que quiera que desaparezcan, no se van a ir. Así que la única forma es entrar en paz con ello y para eso hay que dejar de resistirse, luchar o huir de lo que hay. Solo así paso de pantalla, paso de la lucha a la paz. Esto va de permitirse sentir todas las emociones y observar mis pensamientos, identificar lo que me cuento (que no siempre es la verdad).

Y lo interesante es que para esto no necesitas cambiar radicalmente tu vida. Puede ser algo tan simple como dedicar tiempo para ti, a las cosas que para ti de forma particular te llenan te nutren, a colaborar en un proyecto voluntario o simplemente permitirte dar espacio en tu vida a esas pequeñas cosas que para ti si son importantes. También implica permitirte poner límites, dar espacio a lo que sientes de verdad sin reprimirlo por miedo a herir o a no gustar a otros,  porque darte verdad y entrar en coherencia interna es una labor solo mía. Todo esto me ha permitido estar en coherencia con mi vida, con mi imperfección, con mi vulnerabilidad, con mis miedos y heridas, y responsabilizarme de ellos, sin ponerlos en manos de las circunstancias externas o de los demás y permitirme saberme dar los momentos de disfrute y alegría que realmente yo necesito aunque nada tengan que ver con los de los demás, ahora hay momentos míos, momentos que tengo que estar ante personas o situaciones más difíciles, momentos compartidos con grupos diferentes todos importantes e igual de valiosos para mi. Internamente intento darme verdad y ser honesta con lo que siento, cuando lo hago, me siento coherente,  estoy en paz y a gusto conmigo misma ¿Cómo estoy entonces? en paz entonces para mi eso es estar a gusto y Feliz. ✨ También te cuento que a veces me voy, pero ahora sé el camino de vuelta, no rechazar nada de lo que ahora hay en mi vida.

Entonces, en lugar de buscar la felicidad fuera de ti, descubres que surge de manera natural después de atender lo que podría incomodarte y darte lo que verdaderamente necesitas dentro de ti, no fuera. La coherencia interna y la responsabilidad emocional son los cimientos sobre los cuales florece una felicidad genuina y duradera. Lo demás, lo externo en la vida, se dará por consecuencia; todo lo exterior se irá ordenando de forma orgánica, se irá si se tiene que ir se quedará si es así como ha de ser  y pasa de forma natural y esto pasa cuando haces lo único que la vida te pide: que atiendas lo que hay en ti DE VERDAD en este momento presente. Atender en este contexto significa darle su lugar, no huir de tu verdad. Y créeme, cuando te das esa honestidad, el resto se acomoda de manera sorprendente y armoniosa. ¡Te lo digo desde la experiencia!

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Chat Calmadamente
Hola, soy Amaia ¿Puedo ayudarte a saber más sobre el mindfulness?