Una cosa hay que tener clara, toda crisis, como todo en esta vida es impermanente, que no se nos olvide que este estado de confinamiento lo es también. Recuérdalo y repite a diaria como un mantra:

“Esto también pasará»

Mientras tanto ¿qué tal intentar ver qué podemos sacar de positivo de todo esto? Lo negativo yo creo que todos lo vamos teniendo claro, no lo voy a recordar…

Además, cada crisis es única, cada persona la vive de una manera diferente, porque cada uno tiene sus propias creencias, su propia situación. Aunque esta pandemia tiene una cosa en común nos afecta a todos, a toda la humanidad…

Pocas veces nos paramos a mirar la parte positiva y esta situación también la tiene.

Esta situación de confinamiento tiene una parte potencial de oportunidad.

«Cuando no podemos cambiar una situación tenemos el desafío de  cambiarnos a nosotros mismos»  Viktor Emil Frankl (1905 – 1997)  neurólogo y psiquiatra austríaco,  sobreviviente del Holocausto.

Las crisis nos hacen replantearnos muchas cosa. Esta nos ha hecho parar literalmente. Son momentos importantes para el autodescubrimiento, para acomodar lo que no estaba acomodado, para reorganizar, para darnos cuenta que lo que es importante, para unirnos más que nunca aunque estamos físicamente distanciados. 

Si no vemos esta oportunidad viviremos esta situación con mucho más dolor.

No tenemos que dejar de ser realistas y ver lo que implica todo esto, no negemos que esto duele. Si salimos del modo mente, el modo víctima, del modo piloto automático del modo pasivo. Podemos entrar en una parte de nosotros que tenemos olvidada nuestro potencial de cambio. Para ello es importante, parar, autoconocernos, escucharnos, salir de nuestra zona de confort y accionarnos  hacia un cambio positivo. El tiempo solo no hace los cambios, puedes hacer algo ya, sin que pase la cuarentena, puedes hacer cambios en ti y conseguir que esta crisis haya tenido sentido para ti.

Esto implica momentos de introspección para darnos cuenta y conectar con nuestro potencial, conectar con nosotros mismos:

RECONOCE: Lo primero y más importante es darnos cuenta que el sentir una gran avalancha emocional en estos momentos es normal. Una vez más todo comienza en la mente, un pensamiento nos lleva a sentir una emoción y ésta se manifiesta en el cuerpo. Entender que esto es normal, calma la mente.

ACEPTA. Asume que emocionalmente estás así, no huyas de lo que ya está en ti, no tengas miedo, recuerda que es una situación temporal. Una vez que aceptes podrás pasar a la acción y sacarás cosas positivas.

ENCUENTRA TU PROPIO SENTIDO A ESTA SITUACIÓN: Al parar comenzamos a escucharnos, muchos de nosotros no lo hemos hecho nunca, muchos huimos tapamos con cosas exteriores, es momento de mirar dentro. No tengas miedo a escucharte. Atrévete a mirarte.

¿Qué puedo aprender de esta situación? ¿qué puedo mejorar en mi?…

Quizás me de cuenta que tengo que aprender a pedir.

Quizás me de cuenta que tengo que aprender a poner límites.

Quizás me de cuenta que después de esto puedo bajar el ritmo en mi día a día.

Quizás tenga que aprender a dar a los demás.

Quizás tenga que aprender a ser más compasivo conmigo mismo y con los demás.

Quizás tenga que aprender a recibir.

Quizás tenga que aprender a tener paciencia.

Quizás tenga que aprender a confiar a tener esperanza.

Todas estas respuestas no van a venir de nuestra mente, llegan a nosotros conectando con el sentir. Con nuestra conciencia, que está más allá de los pensamientos automáticos.

Si queremos encontrar sentido y salir más fuertes, en estos días podemos alternar momentos de entretenimiento, con momentos de introspección y con momentos de descanso.

Momentos de diversión son importantes para mantener un estado de ánimo optimo: Jugar, bailar, reir…

Momentos de descanso. Apagar las noticias, leer, escuchar música, ver antiguos álbunes de fotos… darte un buen baño relajante…

Momentos de instrospección: Medita, dejarás a un lado los pensamientos, sobre todo te darás cuenta de los que no aportan, los pensamientos caóticos. Esto solo desgasta. Conectaras con una parte de ti que te mostrará muchas respuestas, tu conciencia. Esa parte, que pese a todo lo que ocurre ahí fuera, permanece inmutable en calma. Conecta contigo misma/o y descubre el sentido que todo esto tiene para ti. Podemos salir disminuidos de esta situación o crecer. El reto ahora es crecer a partir de esta crisis. Encuentra un nuevo orden en ti. Paso a paso, poco a poco, con paciencia,  fluye con el momento presente no tengas prisa. Ahora es momento de plantar semillas más tarde todo encajará en su lugar.

Activa tu voluntad de sentido. ¡Se puede! ¡Ánimo!